por Rodríguez Jr.

Desde Hockenheim

08 Agosto 2016 | 07:00 PM

Zafando el tema de Ferrari. Nico Rosberg ha sido el gran derrotado en este Gran Premio que se ha disputado en esa tontería a la que usualmente le llaman “su casa”. Para un piloto profesional de las espuelas de estos, todas las tribunas de cada una de las pistas son sus casas, o ninguna lo es. Porque la lucha es consigo mismo, con su auto y contra los rivales. Sin que una localización tenga importancia. Esto, hablando entre gente madura…

…Pues si correr en Alemania significaba un extra, ése, se ha perdido. Si el alemán pensaba volver a la punta de la tabla de posiciones, eso, también se perdió. Y además, aflojó la mano en su lucha contra el actual campeón y líder de 2016. Lo que sí que reviste una gravedad. Porque el enemigo, no lo va a perdonar.

Faltan nueve carreras de acuerdo a lo pactado para esta campaña, es cierto, pero el camino pinta estar cuesta arriba y más bien Nico, apunta a volverse un sublíder crónico. Otro eterno segundo lugar. Como lo fue en la década de los años cincuenta del siglo XX: Stirling Moss.

En el año 2006 cuando se inicia en estas lides, NR terminó su temporada como el 17º trabajando para Williams y haciendo pareja con Marc Webber quien fue 14º. En 2007, fue noveno quedando por encima de Kauzuki Nakajima y de Alexander Wurz. En 2008 es 13º y vuelve a quedar mejor que K. Nakajima. En 2009 es 7º, repitiendo la historia. En 2010: el séptimo, ahora compartiendo Box con Rubens Barrichello y con Nico Huldenberg, para quedar por encima de ellos.

Nuevamente 7º, en 2011, pero ha pegado el brinco más enorme: hace ese año pareja con Michael Schumacher en el nuevo equipo Mercedes –la armada alemana– y por increíble que parezca: supera a su colega y “maestro”. En 2012 vuelve a caer, pero ya está muy firme en Mercedes y lo sorprendente es, que hace un mejor papel de nueva cuenta sobre el “Hepta”, aunque está bajo la tutela de éste: termina siendo el 9º.

En 2013 comienza a enderezar y ya es 6º pero ahora, tiene un nuevo compañero –el de hoy– quien lo vence a razón de 183 puntos, contra 171. En 2014 comienza un nuevo estadio: campeón y sub, Nico, como el segundo de a bordo. En 2015 es segundo otra vez, subcampeón, detrás del monarca. Y así va ahora en esta campaña.

Por pesado que parezca, es el segundo. Y eso, que empezó el curso con cuatro victorias seguidas. Pero se sume ante el poder del enemigo ¿o qué le ocurre?

Hay un dicho mexicano que viene al caso, “a quien nace para tamal del cielo le caen las hojas”. Un rico bocado de maíz que va envuelto en hojas de la mazorca. Nico recuerda a Moss. Ambos parecen haber nacido un poco fuera del año ideal.

Stirling: en 1954 es 13º. En 1955 segundo. En 1956, segundo. Y en 1957 de nueva cuenta: segundo. Como le ocurrirá otra vez en, 1958.

Para bajar a tercero en 1959, 1960 y 1961. Sin importar que para muchos Moss, sea uno de los más grandes de siempre. Un enorme conocedor, el inglés Alan Henry: lo titula sin sombras de duda, como el número uno de todas las épocas. Nada más que, no supo o no pudo coronar.

SM Empieza con pocas carreras de 1951 a 1953, ese año maneja los coches de Cooper, pero no logra clasificar, oficialmente. En 1954 maneja los Maserati a disposición, lo mejor es un tercer puesto en el GP de Bélgica. En 1955, la PolePosition y el triunfo en Silverstone; para quedar después de Juan Manuel Fango su compañero en las Flechas de Plata, en el torneo Mundial.

Regresa a Maserati en 1956 y lo derrota otra vez Fangio, quien ya está con Ferrari, 33 por 28 unidades. 1957 en el cual es Fango el campeón, con 40 puntos, Moss el sub, con 25; el argentino con Maserati y Stirling, en una carrera que conduce para Maserati y en cinco, para Vanwall: primero en Inglaterra, luego en Pescara y también en el GP de Italia consigue ganar. No basta.

Es luego 1958, el año triunfal de Mike Hawthorne con Ferrari; Moss, queda el segundo manejando una prueba con Cooper y el resto con Vanwall; gana en Holanda, en Portugal y en Marruecos. Pero pierde la corona, por un punto.

Sigue su leyenda conduciendo los BRM, Ferguson, Lotus y siempre los Cooper, pero no pasa nada con relación a alcanzar la gloria absoluta, la de campeón del mundo. Sólo el prestigio de gran piloto y el reconocimiento de un caballero, que sabe perder. Gana cinco GP más.

Para cerrar con un total de 16 triunfos (24.24%). También 16 PP (24.24%). 19 vueltas + rápidas (28.79%) y 24 podios (36.36%). Eso, durante 11 campañas y 66 GP disputados; además, de las 96 carreras de exhibición o fuera de las oficiales de la F1.

Nació en 17 de septiembre de 1929 en West Kensington. Cuenta los 86 años y es un tipazo: Sir Stirling Crawford Moss ¡El eterno segundo lugar!

Comentarios