CAMPEONATO

1967

Campeonato del Mundo de Fórmula 1

22 de Octubre

Carrera 161 de la historia

1967

La Ficha

GP DE MÉXICO  

VI GRAN PREMIO DE MÉXICO    

Undécima carrera del año  
22 de octubre de 1967
En “La Magdalena Mixhuca”. Distrito Federal

(carrera # 161 de la historia)

Con 65 laps de 5,000 m., para un total de 325 Km

Podio: 1- Jim Clark/ Lotus  2- Jack Brabham/ Brabham  3- Denny Hulme/ Brabham

Crono del ganador: 1h 59m 28.70s a 163-210 Kph/ prom (Grid: 1º) 9 puntos 

Vuelta + Rápida: Jim Clark/ Lotus (la 52ª) de 1m 48.13s a 166.466 Kph/prom    

Líderes: Graham Hill / Lotus (la 1 y la 2) y Jim Clark/ Lotus (de la 3 a la 65) 

Pole position: Jim Clark/ Lotus-Ford Cosworth 1m 47.56s a 167.348 Kph/ prom  

Pista: seca

1967

Inscritos

1967

La Carrera


EN LA HISTORIA

México crea –en su capital– el Sistema de  Transporte Colectivo para operar el recorrido subterráneo y superficial del “Metro”, con asesoría técnica francesa. 

Año de la película Los Caifanes dirigida por Juan Ibañez. 

En Argentina, la Editorial Sudamericana, publica Cien Años de Soledad, de Gabriel García Márquez.

Es Sudáfrica y ahí, el doctor Christian Barnard, declara que ha realizado un transplante de corazón. 

Se sintetiza el ADN. Y ocurre el vuelo inaugural del Boeing 737. 

Con Faye Dunaway y Warren Beaty, Arthur Penn estrena el filme Bonnie and Clyde. Mientras Mike Nichols dirige El Graduado, con Anne Bancroft y Dustin Hoffman. 

Muere, asesinado en Bolivia, el médico-guerrillero latinoamericano Ernesto Che Guevara con 39 años de edad.

 


LA CARRERA

Era el año de Hulme (el de Neozelanda, nacido en 1939) quien se coronaba por única vez. 

Y aquí, ha sido que se resolvió el negocio a su favor.

 

Veinte equipos llegaron al enfrentamiento, mientras que en el país ya se ponía toda la atención a unas Olimpiadas que estaban por venir. México relucía brillante, aunque fuera sobre todo en la superficie.  

Por otro lado, el ganador ha sido Jim Clark con su Lotus, dominando casi de un extremo a otro la carrera; repitiendo lo que ya había hecho en la primera edición de GP mexicanos, en plan de piloto muy grande. 

Chapman dispuso de tres unidades con la flor de loto: la de Clark, otra para Graham Hill y una más que facilitó a Moisés Solana; estos autos ya habían dado molestias en Watkins Glen porque les fallaba el clutch.

Ferrari llegó con dos autos, fueron para el inglés Jonathan Williams y el neozelandés Chris Amon quienes se estrenaban en la F1, después de lo bien que se habían visto en Laguna Seca corriendo en barquetas Can-Am, del Grupo 7.

Jochen Rindt venía al servicio de Cooper con maquinaria de Maserati, pero estaba inconforme con su estipendio y abandonó al equipo inglés para ponerse a la orden de Brabham. No largó.

BRM puso en el asfalto tres naves como lo hizo en el GP de EUA. En cambio los japoneses y McLaren, sólo dispusieron de una. Para equipos privados, venían contratados Jo Siffert y Jo Bonnier, así como Mike Fisher.  

Era apenas la tercera prueba de un coche francés Matra (Mécanique Aviation Traction) de Marcel Chassagny, que dos años después, iba a ser campeón. 

Ya se sabía que por la altitud sobre el nivel del mar, la gasolina se evaporaba de otra manera y producía bloqueos internos en el motor que no sucedían en las otras pistas. Cosworth se servía de un sitema extra de enfriamiento que estaba cerca de donde se hacía la medición del combustible, en la parte más fresca debajo del capó; inspirados en una idea original de Honda.

El piloto mexicano Pedro Rodríguez regresaba a la acción apenas recuperado de la secuelas de un accidente que sufrió en agosto en Enna (Italia) en una carrera de F2. Esta vez, iría a manejar otro de los Cooper. Todavía cojeaba y se apoyaba en un bastón. Aseguraba que dentro de la cabina nada le dolía y podía arreglárselas para hacer una carrera razonable en “su casa”. 

   

ARRANCAN

A las 14:30 se dio la señal para largar.

Llega la disputa por la pole position en las rondas de calificación, en la cual quedó como el más rápido Jim Clark sobre un Lotus poco fiable desde el punto de vista de la mecánica. Chris Amon con uno de los Ferrari se colocó el segundo y enseguida se metieron Dan Gurney (Eagle) y Graham Hill (en otro de los Lotus). 

Los pilotos en coches de Brabham estaban quinto y sexto, eran dos leones de Oceanía: Jack Brabham y Denny Hulme; con John Surtees en un Honda y Bruce McLaren, en su propio auto, a las espaldas. 

Una largada de pura gente grande, en la cual se les va por delante Graham Hill, con Amon pegado a sus escapes. Y Gurney atacando feroz a Clark, con tan mala suerte para el americano, que se le calienta uno de los radiadores, cae a la cola y deja muy pronto la carrera.  

SE DESTACA DE

LA PRUEBA

Un Clark fenomenal, que estableció un nuevo récord en la 52ª vuelta, con crono de 1 minuto y poco más de 48 segundos. 

Daba la 58ª lap, Siffert y llegó a pits lentamente. Su motor hacía un ruido atronador: un conducto del aceite, de plástico, se había colapsado y el corte de lubrificante que iba a las levas, provocó que se fundiera una, así que ya no completó ni esa vuelta. 

Hulme fue lapeado por Clark en el giro 62 y en el siguiente, Amon abandonó. De ir en el segundo lugar: su Ferrari se había quedado sin combustible y caló en La horquilla. Chris detuvo el bólido y se quitó el casco, se lo veía infeliz mientras el público lo aplaudía. Los que ahora hacían punta, pasaron a su lado: de repente oyó que la máquina tableteó, era su bomba de combustible que había encontrado las últimas gotas: el motor arrancó y fue hacia la meta. La función como que se cortaba y volvía a arrancar, pero llegó: Clark ya se había adueñado de la bandera a cuadros. 

En la tabla de registros, Amon apareció en primera instancia como si fuera el quinto, con dos vueltas menos; luego, se hicieron bien las cuentas finales, y se lo dejó en el noveno puesto. 

Brabham quedó en segundo lugar, fue el único que terminó en la misma vuelta que el ganador, pero un minuto con 26s., detrás. 

Una vuelta más fue en la que quedó, Hulme. Sin embargo, con este resultado aseguró el Campeonato de Pilotos de 1967. 

En la misma lap, en la cual la mayoría de la gente había pensado que era la de Amon, en realidad, habían cerrado sus carreras: Spence, P. Rodríguez, Jean-Pierre Beltoise y Williams. El piloto de F-2 en el Matra, había superado a Williams en el último giro, para cruzar la línea el francés delante, por poquito, del británico. 

Los únicos que también clasificaron fueron Bonnier y Guy Ligier, si bien lapeados cuatro veces.

Los resultados oficiales tomaron mucho tiempo para quedar oficializados, porque se hacían los escrutinios de acuerdo con las regulaciones: la última vuelta de cualquier auto, debía de ser del doble de la vuelta más rápida del ganador y, la última vuelta de Amon, había sido mucho más dilatada que eso… Después de las sesudas deliberaciones, los comisarios decidieron no contar el último giro del Ferrari, lo que lo puso tres rounds detrás, entre Bonnier y J. Williams, justo en el noveno lugar.

LLEGADA A LA LÍNEA FINAL

Al tercer giro Clark ya había dado cuenta de Chris Amon y de Hill, su compañero en el equipazo de Colin Chapman. 

El escocés tenía problemas con el embrague y aún así, dominó al resto, para ganar casi liderando de punta a punta, demostrando su maestría. Graham abandonó en la vuelta 18ª lo que permitió a Brabham meterse en el tercer puesto, detrás de Amon. 

El más peligroso era Hulme que corría en el cuarto sitio. Cuando el Ferrari falló, se aclararon las cosas para Denny. Al final, quedó el tercero en la cuestión.

DE CASA

Pedro Rodríguez había arrancado desde la 13ª posición y fue haciendo una carrera muy inteligente, escalando cada vez que podía, hasta acabar en los puntos. 

Era la segunda unidad que cosechaba en “su tierra” y sumaba ya los 19 puntos obtenidos, en las dieciseis recientes largadas; de ellos, nueve los recogió al ganar este año en Sudáfrica, cuando jugaba por novena vez un GP. Por eso, fue reconocido como un grande. Y se lo ha hecho inmortal.

Moisés, había desistido a la altura de la 13ª lap, sin suspensión. Por cierto, al salirse una de las ruedas, le pasó cerca de la cabeza.

LOS RECORDS

Hulme ya era campeón del mundo, apenas en su tercer año corriendo en la F1. 

Había llegado a Inglaterra como mecánico siguiendo las huellas de McLaren y de Jack. Se coronó al completar su carrera número 27, todas con Brabham. En adelante, trabajaría de la mano de Bruce; hasta que se retiró, con 112 GP en su foja de servicios.

También debe destacarse que fue la 24ª victoria de Jim Clark y su PP número 32. 

Para Lotus significó ganar por 29ª vez y su 40ª pole. 

En cambio, Ford Cosworth, ganaba por cuarta ocasión y obtenía apenas su novena cuerda de arrancada.

Jo Siffert había llegado a su 50º GP.

FATALIDAD 

Nadie sabe lo que viene… 

La afición de México ya lo había adoptado como visitante muy distinguido, y ésta, fue la última oportunidad que tuvo de verlo correr. Era Jim Clark en su apogeo como velocista. Se había adueñado de cuatro poles en La Magdalena. 

Seis meses más tarde se mataba en una carrera de F-2 en Hockenheim, Alemania, el 7 de abril de 1968.

 

NÚMEROS

Clark llegaba a la altura de Juan Manuel Fangio con sus 24 triunfos. Todavía iba a obtener uno más en Kyalami, el 1º de enero del año posterior.

Había dejado impuesta una marca en el trazado mexicano, por su media de 163.220 Kph en el total de la carrera. Rompía la barrera de los 160 kilómetros/ horario en el promedio, de toda una carrera a 2,250 metros sobre el nivel medio del mar.

 

EL TÍTÚLO

Le iba a llegar a uno de los dos pilotos de Brabham. Al jefe o al primero de a bordo.

Y en México fue donde se dilucidó la empresa. Era una tarea relativamente simple (pero grandiosa)  para el neozelandés, se trataba de no perder de vista al australiano en toda la carrera. De no cometer ni un error. Y Denny lo consiguió. 

Terminaron 51 X 46 en sus cuentas de puntos. Mientras que Clark, dejaba las cosas en 41 unidades.

RELACIÓN CON EL PRESENTE

En la era actual, ya ocurrió que se coronara otro piloto en México. Ha sido en 2017.  

Estamos en el año 2018: el año previo, en efecto, Sebastian Vettel no pudo hacer más, que llegar como el cuarto a la meta: para agarrar 12 puntos que ya no le sirvieron de mucho. Lewis Hamilton, quedó en noveno y con eso tuvo para amacisar su cuarta corona.

Terminaron en tal carrera con una suma de puntos recabada de 333 X 277 a favor del británico, cuando les faltaba un máximo de 50 puntos por ganar, que se entregaban en Brasil y en Abu Dabi: aún con dos victorias más de Vettel, le harían falta seis unidades. Todo estaba liquidado. Lewis ya era otro tetracampeón mundial, como Alain Prost y Vettel.  

Este año puede ser una prueba más apasionada la que se correrá en México porque Sebastian cuenta ahora con un coche más competente. Sería fabuloso que llegaran trenzados, con una mínima diferencia, y aquí aquí dirimieran su disputa.

No es poco por lo que pelean. Quien se corone, será cinco veces monarca, como el argentino de oro, Fangio.

1967

Las Qualys en México

1967

La Parrilla

1967

Su llegada a la meta

1967

La carrera lap by lap

1967

El torneo mundial / Pilotos

1967

Equipos

1967

Galería