CAMPEONATO
SALA DE PRENSA
Contáctanos
EN

Ellos conforman la parrilla de la temporada 2022 (Parte 3)

05 Julio 2022   10:00 AM

*Estamos en el ecuador de la temporada de Formula 1 y tras analizar a la mitad de la parrilla, es momento de continuar nuestro recorrido a los mejores pilotos del mundo.

Tras analizar a la mitad de la parrilla del Campeonato Mundial FIA de Formula 1, llegamos con el piloto preferido de nuestro país, el mexicano y contendiente al título Sergio “Checo” Pérez. Nacido en Guadalajara, Jalisco, el volante del Red Bull Racing es un ejemplo de perseverancia y constancia.

La carrera de Checo tiene demasiadas aristas para analizar. Comencemos con su temprano amor a la velocidad heredado por su padre Antonio, quien fuera piloto en Jalisco y manager de Adrián Fernández, así como por su hermano (también Antonio) campeón de los V8 en nuestro país.

Con un gran talento en el kartismo y tras dominar las categorías infantiles en México, Sergio emigró con tan sólo 14 años a la categoría Barber Dodge en Estados Unidos. La temporada de 2004 vio como el jovencito se erigía como Novato del año del Campeonato Midwestern, donde se convirtió en el mexicano más joven en ganar una carrera de fórmulas en el extranjero.

Esos logros le abrieron la puerta para que Escudería Telmex tomara a Checo de tiempo completo y le apoyara para participar en la Formula BMW Alemana, donde consiguió el podium (segundo puesto) en su debut y el triunfo en apenas su segunda carrera.

Además tuvo la oportunidad de realizar dos carreras en el extinto campeonato A1GP, con monoplazas de mayor torque y potencia, que le dieron su primera experiencia en una serie de carácter mundial.

Gracias a su veloz aprendizaje del manejo europeo y a su talento en condiciones de lluvia, dio el salto al Campeonato Británico de Fórmula 3 en 2007, dentro de la Clase B, con el modesto equipo T-Sport. Con ellos consiguió el campeonato de su clase con 14 triunfos y 14 pole positions, de 21 carreras.

Para 2008 se mantuvo en el equipo, ya en la Clase A, donde obtuvo cuatro triunfos para cerrar cuarto en el campeonato. El hambre de Checo le llevó a viajar a Asia para la GP2 Series regional, donde terminó séptimo, tras 11 competencias y dos triunfos. 

El mexicano supo que era el momento de mantenerse en la categoría, pero en el campeonato principal; así, en 2009 realizó 20 carreras que le sirvieron para conocer las pistas y el nivel de competencia, para terminar en décimo segundo.

Con esa experiencia fue subcampeón en 2010, con cinco triunfos y una pole position, incluyendo la histórica victoria en el Gran Premio de Mónaco, lo que daba una muestra de su habilidad para los trazados callejeros.

Con el subcampeonato bajo el brazo, Checo se convirtió en 2011 en el primer mexicano en la Formula 1 en tres décadas al debutar en el Gran Premio de Australia con el equipo Sauber (hoy Alfa Romeo) e ingresar a la Academia de Pilotos Ferrari (casa que impulsaba al C30).

En su primera carrera, Pérez terminó en el top 10, sin embargo una falla en los reglajes de su alerón trasero hicieron que fuera descalificado, lo que le quitó la oportunidad de debutar con puntos.

Sus primeras unidades vinieron en el Gran Premio de España, donde terminó en noveno. Al año siguiente, 2012, continuó deslumbrando al conseguir su primer podium con el modesto equipo, en el Gran Premio de Malasia, tras un sorprendente segundo lugar.

Finalizó la temporada con tres podiums, lo que inició la especulación de su posible paso a Ferrari, sin embargo su salto se dio a McLaren, en lo que ha sido catalogado como su peor decisión deportiva.

Pérez, impaciente, no quiso esperar dos años en la Academia Ferrari y fue “robado” por el equipo de Woking para vivir lo que ha sido la peor campaña de la escuadra en toda su historia. Coequipero de Jenson Button, Pérez tuvo una campaña decepcionante al terminar en undécimo, sin podiums y con apenas 49 unidades.

La prensa inglesa arremetió contra el mexicano, quien mostró temple y carácter y consiguió un lugar para 2014 en el pequeño equipo Force India, donde pasó siete temporadas (incluyendo tres cambios de nombre de la escudería, así como un cambio de propietario).

En estas temporadas, Checo se convirtió en un piloto competitivo, aprendió a manejar sus recursos y obtuvo siete podiums, incluyendo la victoria del Gran Premio de Sakhir, en 2020.

Al final de esa campaña vino un nuevo golpe para el mexicano, pues el Racing Point decidió rescindir su contrato. Sin embargo, con el lema de “Never Give Up” (Nunca rendirse) que le había acompañado toda su carrera, el tapatío consiguió lo impensable, un asiento en el Red Bull Racing para la campaña de 2021, al lado de Max Verstappen.

La historia es ampliamente conocida: Checo se convirtió en un elemento vital para el equipo y sumó su segunda victoria en la serie, en el GP de Azerbaiyán, lo que le dio la oportunidad para que mantuviera su lugar en la actual campaña, donde también ya consiguió un triunfo, que se convirtió en el más importante de su carrera.

Pérez tuvo un manejo magistral en las calles de Mónaco para convertirse en el mexicano con más victorias en la serie, desempatando los dos triunfos conseguidos por el mejor piloto nacional de todos los tiempos, Pedro Rodríguez.

Así, Checo se ha ganado por méritos propios el ser considerado como un contendiente al título, al encarar a su coequipero y actual monarca Max Verstappen y tras superar a los Ferrari de Charles Leclerc y Carlos Sainz en lo que va de campaña.

En su vida personal, Checo es un gran fanático al futbol soccer y su equipo favorito son las Águilas del América, organización que incluso le invitó a formar parte de sus filas infantiles, pero el tapatío prefirió el automovilismo.

Pérez Mendoza utiliza el 11 en su monoplaza, mismo número que portaba en su espalda el futbolista chileno Iván Zamorano, quien fuera delantero precisamente, en el América.

En nuestro recuento con los pilotos “pares” del campeonato pasado, llegamos a otra gran promesa, el inglés Lando Norris, de McLaren.

Desde sus primeros años de kartismo ha seguido los pasos de Lewis Hamilton. Al igual que su compatriota, consiguió el mundial de kartismo de la CIK-FIA, además del Mundial KF. A los 15 años, en 2015, debutó en el automovilismo, en la Fórmula 4 Británica, algunas fechas de la Alemana y la Italiana.

Al año siguiente dio el salto a la Fórmula Renault 2.0, donde terminó campeón de las series NEC y Eurocopa, además de incursionar en la Fórmula 3 Británica y la Toyota Racing Series. Su crecimiento y aprendizaje eran sorprendentes y ese mismo año llegó a la Formula 3 Europea en algunas fechas, para ya formar parte del campeonato en 2017.

Se coronó monarca tras un aplastante dominio y para 2018 dio el salto a la Fórmula 2, para ganar en su debut en Baréin y tener ocho podiums que le dieron el subcampeonato, detrás de George Russell.

Con esas credenciales se convirtió en parte del programa júnior de McLaren (de nuevo siguiendo los pasos de Hamilton) y debutó en Formula 1 en 2018, en el GP de Bélgica.

Para 2019 fue nombrado titular del equipo inglés y se convirtió en el tercer piloto más joven en subir al podium. Aún busca su primer triunfo, pero ya cuenta con seis podiums, una pole y cuatro vueltas rápidas.

Fuera de las pistas, Lando gozó de salud financiera desde su niñez, debido a que su padre construyó y vendió una exitosa empresa antes de cumplir 40 años. Eso permitió que el piloto pudiera amasar una colección de autos que incluyen un Rolls-Royce Wraith; un McLaren 720S, un Land Rover Defender, un Audi Q8, un Mercedes-Benz AMG, un Lamborghini Aventador, un Ferrari F8 y un Jaguar F-TYPE, entre otros.

El coequipero de Lando, el australiano Daniel Ricciardo, es uno de los pilotos más populares en la Formula 1. Con ocho victorias, tres poles y 32 podiums, es uno de los volantes más exitosos en la parrilla que no ha sido campeón.

Con 33 años de edad, el también piloto de McLaren es un amante de la cultura estadounidense, tanto de los Buffalo Bills de la NFL, como de las competencias NASCAR.

De hecho, escogió el #3 en su monoplaza gracias al “Intimidator” Dale Earnhardt, uno de los pilotos más exitosos en la historia de Cup Series y un gran icono americano.

Daniel Joseph Ricciardo comenzó en el kartismo a los nueve años y fue hasta los 16 que debutó en la Fórmula Ford Australiana, donde fue aprendiendo, sin obtener grandes logros, pero sí alimentando la pasión para continuar en el mundo motor.

Dos años después (2007) emigró a la Formula Renault 2.0 Italiana, donde obtuvo algunos podiums e incluso terminó segundo en la edición continental (detrás de Valtteri Bottas), pero sin obtener triunfos.

Brincó a la F3 Euroseries en 2008 y a la F3 Británica a la campaña siguiente. Su escalada se dio por constancia más que por triunfos, y así ascendió en la Fórmula Renault 3.5 Series, donde sus esfuerzos rindieron frutos para darle el subcampeonato, y con ello, se hizo de un puesto en la Formula 1, al ser seleccionado en el programa júnior de Red Bull.

Fue piloto de pruebas de Scuderia Toro Rosso (hoy AlphaTauri) en 2010, y debutó con HRT en 2011, para ser titular de Toro Rosso en 2012 y 2013, antes de pasar a Red Bull en 2014, donde estuvo hasta 2018.

Su primer triunfo se dio en Red Bull, en 2014, y desde entonces ha sido un invitado en los podiums y en los 5 primeros lugares. Su buen humor y constante sonrisa le han hecho uno de los pilotos con más seguidores, lo que le dio el apoyo de la afición cuando decidió emigrar a Renault en 2019. Su llegada a McLaren se dio en 2021, y aunque no ha tenido los resultados esperados, protagonizó el único 1-2 de un equipo en la pasada campaña, al ganar Italia, secundado por Lando, en lo que fue el primer triunfo de McLaren desde 2012.

Llegamos al último piloto de esta entrega, una auténtica leyenda a nivel mundial. El asturiano Fernando Alonso es uno de los pocos pilotos en activo que puede aspirar a obtener la Triple Corona del automovilismo (ganar el GP de Mónaco de Fórmula 1, las 24 Horas de Le Mans y las 500 Millas de Indianápolis).

Bicampeón de la Formula 1, también es monarca del Campeonato Mundial de Resistencia, participante del Rally Dakar y de las 500 Millas de Indianápolis (el triunfo faltante para su hazaña) y un gran amante del ciclismo y los deportes con raqueta.

Fernando es uno de los últimos pilotos de la vieja guardia, un auténtico referente de esos volantes que gustaban de participar (y ganar) en distintas categorías… una especie en extinción.

A unos días de cumplir 42 años (29 de julio), el español ha ganado todo lo imaginable, desde el Mundial de Karts, hasta las 24 Horas de Daytona. Redactar la historia de Alonso en pista requeriría páginas completas, debido a su paso por la Euro Series by Nissan, Fórmula 3000 Internacional y su debut en Fórmula 1 con el modesto equipo Minardi (hoy AlphaTauri).

Debutó en 2001 con el equipo italiano aunque pertenecía a Renault, equipo al que “brincó” en 2002, como piloto de pruebas, para ya enfundarse en el nómex de titular en 2003.

Fue campeón con el equipo francés en 2005 y 2006, y tomó el reto de manejar para McLaren en 2007 para regresar a Renault en 2008 y 2009 antes de darse el lujo de ser piloto Ferrari de 2010 a 2014.

Al siguiente año regresó a Woking, con McLaren, equipo con quien se quedó hasta 2018. Su debut en las 500 Millas de Indianápolis se dio en 2017, con un abandono, y al año siguiente consiguió su primera victoria de las 24 de Le Mans, con Toyota. En 2019 ganó las 24 Horas de Daytona, con Cadillac, y sus segundas 24 de Le Mans, de nuevo con Toyota.

Ese año regresó a Indy para sufrir un gran golpe, al no calificar para la carrera de mayo. Su más reciente intento se dio en 2020, con McLaren, de nueva cuenta sin suerte.

Su aventura en Dakar se dio en 2020, en un año que tomó como entrenamiento para regresar a Formula 1, ya que abrazó las labores de piloto de pruebas para Renault F1. Con el equipo renombrado Alpine, Fernando ha realizado un nuevo rol de piloto titular-desarrollador-mentor desde 2021.

Fuera de pista, Alonso puede ser visto en las carreteras, arriba de una bicicleta, o en alguna cancha de futbol, deporte en el cual ha demostrado grandes habilidades. Generador de la “Alonsomanía” en España, un fenómeno televisivo que hizo que los ratings de las carreras de la Formula 1 superaran incluso a los partidos del Real Madrid o el Barcelona, Fernando fundó la empresa Kimoa en 2017, enfocada en ropa deportiva y accesorios, como relojes, lentes para el sol y hasta trajes de baño.

Hijo Predilecto de Oviedo, Medalla de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo, Premio Nacional del Deporte y Premio Príncipe de Asturias, Alonso es, junto al tenista Rafael Nadal, una de las máximas figuras actuales del deporte español.

Con esta mega figura mundial, cerramos la tercera entrega de la parrilla, y nos enfocamos a la última parte, donde analizaremos a los cinco pilotos que completan una de las temporadas más emocionantes y complicadas del deporte motor.