CAMPEONATO
por Jefe de Escudería

MÉXICO. GRANDE ENTRE LOS GRANDES

07 Diciembre 2018 | 01:53 PM

Desde que la humanidad tiene memoria se han jugado carreras sobre ruedas que quieren probar quién es el mejor.

En 1950 la Fórmula 1 se organizó para la celebración de enfrentamientos entre coches en 1950 tomando en cuenta los vehículos más adelantados y que corren más rápido. Ello, por medio de sus Campeonatos Mundiales, que como es obvio, cada 12 meses celebran a un ganador.

Estos torneos de la más alta velocidad son, ni más ni menos, la tercera disciplina deportiva –en importancia para la humanidad– sólo después de Las Olimpiadas y los Torneos Mundiales de Futbol. Pero en vez de celebrarse cada cuatro años, se lo hace varias veces cada doce meses.

Espectáculo del arte tecnológico que es seguido a través de la TV, al menos, por 400 millones de espectadores en todo el planeta.

Se infiere que, gracias al resto de plataformas –en especial por los móviles– está cantidad de multiplica al menos por cinco. De modo que es un asunto vinculante y primordial entre los seres humanos.

El planeta cuenta poco más de siete mil quinientos millones de habitantes que se ubican en 193 países miembros de la ONU.

143 organizaciones de diversas naciones se agrupan en la FIA (Federación Internacional del Automóvil) para regular y compartir todo lo concerniente a la movilidad sobre cuatro ruedas. También, es el ente que ejerce como autoridad deportiva en todas las carreras de autos que se celebran en el mundo.

Su competición más importante es la Fórmula 1 que juega carreras en 21 sedes de cuatro continentes, y que son llamados Grandes Premios (Grand Prix).

Sólo uno de ellos, es el elegido por la FIA como organizador de la carrera más importante de entre todas, se llama “el premio al evento del año”.

México lo ha conseguido por cuarta vez consecutiva, gracias a su público, al comportamiento, a la alegría detonada y la armonía que se observa en el fin de semana del Gran Premio; también debido a la corrección y a la belleza del espectáculo; a una organización de lo más correcta.

Como es sabido, nuestro país necesita brindar una imagen positiva que equilibre lo que se piensa y se dice de nosotros por lo mal portado que somos de vez en cuando.

De manera que este triunfo, al reconocernos como el mejor país sede de las carreras de la Fórmula 1 nos ayuda a la relación con el resto de los pueblos; a intercambiar con ellos más bienes y servicios; a compartir con el mundo nuestra cultura y las tradiciones propias.

A recibir más turismo que redunda en beneficios para los mexicanos.

Todos hemos salido ganando ¡Felicidades!

Comentarios